Sionismo, Israel, Judaísmo

05 junio 2017 remove_red_eye448

 

Se trata de un tema políticamente complejo y, a menudo, ríspido.   Exige abordarlo con equilibrio, claridad conceptual, precaución y coraje intelectual, debido al enorme poder global que hoy detenta la red planetaria de ONGs, medios de prensa y gobernantes adscriptos y subordinados al sionismo, y el propio Estado de Israel.

El PSR distingue 4 categorías distintas que el sionismo internacional y los grandes medios de prensa globales y locales suelen mezclar y confundir, sea por ignorancia, conveniencia o por motivos puntuales, usualmente dentro de una estrategia orientada a favorecer al sionismo y a Israel.

Esas 4 categorías son: etnia judía, religión judía, sionismo político, Estado de Israel:

  1. Etnia o Comunidad Judía: Se trata de comunidades judías presentes en distintos países del mundo. Según fuentes judías, a nivel mundial se trata de poco más de 16 millones de personas (o sea, 0,2% de la población mundial estimada en 7.500 millones). 

En la Argentina esas fuentes estiman que la comunidad judía es de entre 200 y 400 mil (entre 0,5% y 1,0% de la población).  Notablemente, no existen cifras censuales y demográficas oficiales y precisas. 

  • El PSR no hace ningún tipo de discriminación por razones étnicas, raciales, religiosas o culturales respecto de ninguna comunidad o grupo social que se integre y conviva pacíficamente en el seno de la gran Comunidad Argentina, respetando nuestras leyes, y la cultura, idiosincrasia, tradiciones y deseos de la mayoría del Pueblo Argentino.
  • En casos de ciudadanos argentinos portadores de doble-nacionalidad, el PSR considera necesario tener en cuenta la problemática de la doble-lealtad que puede hacer surgir conflictos de interés para ciudadanos con doble-nacionalidad, en el marco de la política exterior de la Nación Argentina. En tales casos, el PSR exige siempre priorizar el Interés Nacional Argentino.
  1. Religión Judía: Se trata de una religión de más de 3.700 años de antigüedad, de características no-evangelizadoras.
  • Mientras se respete el hecho que la Argentina es un país de raíces históricas y raigambre católica, el PSR no tolera ninguna clase de discriminación por razones de religión o credo, hacia o entre ninguna de las religiones establecidas, sea católica, protestante, maronita, judía, islámica, budista, hinduista, taoísta, u otras.
  • Sostenemos enfáticamente que en pleno siglo XXI, la discriminación y demonización de cualquier religión es retrógrado e intolerable.
  • Ello incluye la actual demonización perversa de la religión islámica por parte de algunas grandes potencias y por el sionismo, que insisten en equipar a grupos terroristas árabes con un supuesto “fundamentalismo islámico”, ignorando las complejas raíces políticas, históricas y sociales de la problemática de Medio Oriente y el mundo musulmán, en la geopolítica intrusiva de las potenciales occidentales en esa región a partir del Siglo XIX hasta nuestros días.
  1. Sionismo Internacional: Se trata de una corriente y movimiento político-étnico, creado en el S. XIX, centrado en la creación de un Estado soberano territorial secular para los judíos europeos. Entre sus mentores fundacionales, se encuentran el húngaro Teodoro Herzl y el ruso Leon Pinsker, quienes expusieron las raíces y objetivos del Ideario Sionista en distintas obras, entre ellas,  “El Estado Judío” ( Herzl, 1896) y “Autoemancipación” (L. Pinsker, 1882). 

Ya entonces, se evaluaban distintas opciones territoriales – Palestina, Argentina y Uganda entre ellas – centradas menos en lo religioso y más en lo étnico-territorial, consecuencia de las persecuciones que las comunidades judías sufrían principalmente en Europa del Este.  En sus inicios, los principales promotores del sionismo en el S.XX fueron socialistas de izquierda lo que relegó lo religioso a un segundo plano.  Ello cambió tras la victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días (1967) cuando el sionismo adquiere crecientes ribetes de derecha nacionalista, fundamentalista, racista y de neto corte mesiánico-religioso. 

  • Debido a su ideología exclusivista, supremacista y racista, que se impone ejerciendo enorme presión política, financiera, social, mediática, militar y terrorista, el PSR se opone al accionar sionista en distintas partes del mundo; muy especialmente en casos que - a nuestro juicio - agrede, daña y vulnera el Interés Nacional Argentino.
  1. Estado de Israel: Se trata de un Estado Nacional soberano impuesto por la fuerza y el terrorismo en Palestina en 1948, tras el retiro de Gran Bretaña como “administrador” del autoproclamado “mandato” surgido del Tratado de Sévres de 1919 impuesto el derrotado y desmembrado Imperio Otomano Turco.

Gran Bretaña y las potencias occidentales toleraron la auto-proclamación del Estado de Israel en 1948, por considerar que se cumplía así la “Declaración Balfour” que Lord Alfred Balfour (canciller británico) le hiciera al dirigente sionista Barón Lionel Walter Rothschild el 2 de noviembre de 1917. 

La imposición violenta e ilegal del Estado de Israel sobre el territorio y la población de Palestina se viabilizó debido a la violencia terrorista impuesta contra la población palestina por parte de grupos paramilitares terroristas sionistas – notablemente, Irgun Zvai Leumi, Grupo Stern, Lehi y Hagganah, fusionadas en 1948 dentro de las Fuerzas de Defensa Israelíes (el ejército israelí) – hasta nuestros días. 

Dicho Estado se ha mostrado mayormente adversarial hacia la República Argentina, llevando a cabo secuestros ilegales en nuestro territorio, realizando operaciones de inteligencia encubiertas, apoyando a regímenes cívico-militares de facto e interfiriendo en los asuntos internos argentinos en casos como los atentados terroristas contra la sede de la Embajada de Israel (marzo 1992) y AMIA-DAIA (18 de julio 1994). 

  • El PSR condena las acciones de violencia, humillación y vulneración de derechos humanos perpetrados por Israel en Palestina.
  • El PSR señala que Israel no es una nación como otras, por cuanto se trata de una potencia militar, nuclear en permanente estado de guerra que, como agravante, no ha suscripto el Tratado de No-Proliferación de Armas Nucleares.
  • El PSR se opone vehementemente a todo tipo de intromisión ilegal e ilegítima de cualquier potencia extranjera contra los intereses de nuestro país, especialmente cuando se lo hace de la mano de organizaciones y ONG’s “de fachada”, gobernantes, políticos y multimedios locales de dudosa financiación, alineamientos y apoyo político.
  • El PSR señala y alerta a la población sobre la manera a menudo sospechosa cómo entidades como la DAIA, OSA, AMIA y otras parecieran priorizar los intereses del Estado de Israel sobre los de la Argentina, alineándose así a las estrategias del sionismo internacional y en contra de los intereses argentinos.
  • El PSR interpreta que el sionismo y el Estado de Israel son dos etapas o aspectos de un mismo proceso.

 

Nota: Nuestra posición descripta arriba se sustenta en los Pilares 1, 4 y 5        

            

En éste artículo: Primer Pilar Cuarto Pilar Quinto Pilar