Persecuciones y Genocidios Contemporáneos

05 junio 2017 remove_red_eye205

 

Problemática absolutamente inaceptable según los Valores promovidos por el PSR

 

  • Rechazo Moral: Como argentinos, ciudadanos de una nación de centenaria vocación pacifista en un mundo crecientemente violento, el PSR se declara terminantemente opuesto a todo tipo de persecución colectiva, o justificación de genocidios o crímenes análogos, se cometan dónde sea y por quiénes sea.
  • Genocidios Imperialistas: Ello incluye las dramáticas persecuciones del siglo XX a manos de bolcheviques soviéticos, imperialistas británicos y franceses en Medio Oriente, India, África y Asia; alemanes, británicos y norteamericanos en toda Europa, los Balcanes, Japón, Corea, Vietnam, Centro América; como así también - en pleno siglo XXI - las obscenas destrucciones genocidas por parte de las potencias occidentales contra los pueblos de Afganistán, Irak, Libia, Irán, Siria, Yemen, Somalia, Sudán y Palestina.
  • Distinciones Interesadas: Rechazamos en forma terminante el concepto perverso de que haya genocidios “buenos y tolerables” y genocidios “malos y deplorables”. Sostenemos que TODOS los eventos de genocidio fueron y son crímenes de lesa humanidad, y que aún está pendiente el juzgamiento internacional de sus principales perpetradores, muy especialmente en nuestros días: Bush, Blair, Netanyahu, Obama, Aznar, Hollande, Cameron, Aznar, Berlusconi, Sarkozy, Clinton, Cheney, Perle, Wolfowitz, Lieberman, Feith, Rumsfeld, Kerry y muchos más.
  • Holocausto”: En relación a las persecuciones de judíos europeos antes y durante la Segunda Guerra Mundial, el PSR rechaza completamente esos crímenes. Sin embargo, el PSR no acepta el “exclusivismo” que las fuerzas coaligadas del sionismo internacional le han dado desde 1945 a ese triste episodio, transformándolo en un caso de ribetes cuasi-teológicos.  La sola utilización del vocablo “holocausto” - un término religioso - pretende distinguirlo de los demás terribles genocidios perpetrados antes, durante y después del mismo.  Ese exclusivismo tiene hoy grandes consecuencias políticas, sociales y culturales que sólo aumentan la inequidad de los males que hoy afectan a toda la humanidad.
  • Negacionismo”: En este orden de estudio y análisis, el PSR rechaza todo “negacionismo” o tentativa de relativizar los numerosos genocidios de los siglos XX y XXI.
  • Revisionismo Histórico y Político: El PSR sostiene que la realidad y la investigación histórica no pueden ni deben negarse o legislarse. En consecuencia, el PSR se declara profundamente revisionista en lo histórico, político y cultural, ya que la interesada exageración, distorsión y manipulación de hechos, cifras y realidades históricas deriva en beneficios políticos y económicos ilegítimos que favorecen  a corrientes políticas actuales que no se condicen con los hechos históricos. 

Ello incluye la investigación equitativa de las acciones de guerra y violencia disparada por organizaciones terroristas guerrilleras en la Argentina en los años 60, 70 y 80 del siglo pasado y los combates y represión llevada a cabo por el Estado. 

  • Imperio de la Verdad: Si la investigación histórica busca por sobre todo la Verdad, entonces ninguna persona digna puede temerle a esa Verdad, siempre y cuando surja de investigaciones serias, imparciales, bien documentadas e informadas.
  • “Policía del Pensamiento”: En este orden, el PSR considera criminal que en ciertos países el revisionismo histórico se condene con la cárcel, como observamos en los bochornos jurídicos vigentes hoy en Alemania, Francia, Austria, Canadá, Bélgica y Holanda, entre otros países, por considerarlos claros indicios de la imposición de una suerte de “policía del pensamiento” según las peores pesadillas orwellianas.
  • En síntesis: En materia del análisis de hechos históricos relacionados con persecuciones y genocidios, el PSR considera que todos son condenables por igual.

 

Por consiguiente, no aceptamos valoraciones desiguales de los seres humanos, basadas en consideraciones arbitrarias, hipócritas e inicuas.  TODA VIDA HUMANA TIENE EL MISMO VALOR A LOS OJOS DE DIOS: rechazamos por ende en forma terminante toda discriminación valorativa que en la práctica promueve o sugiera que algunos seres tengan “mayor” o “menor” valor debido a consideraciones de raza, credo, nacionalidad, étnia o clase social. 

 

Nota: Nuestra posición descripta arriba se sustenta en los Pilares 1 y 5    

                   

En éste artículo: Primer Pilar Quinto Pilar